El encanto de los Mandalas 12 julio, 2016 – Posted in: Blog – Etiquetas: , , ,

El encanto de los Mandalas:  su armonía, su belleza, a  veces su simplicidad y otras su complejidad elegante y ordenada, continuamente han llamado mi atención. Con el tiempo he comprobado que la elaboración de un mandala y ciertas pautas en el dibujo y la pintura del mismo, favorecen la concentración, la atención, la acción consciente y sobre todo la paciencia, es decir, el arte de aceptar que hay un momento para cada cosa y que todo proceso requiere su tiempo.

Protegiendo_el_centroA través de dibujar o pintar mandalas constaté que de manera natural y simple, entraba en estados meditativos muy parecidos a los experimentados en el cojín de meditar. No era tan solo el hecho de estar dibujando o pintando un mandala lo que favorecía este estado, sino la actitud, la predisposición, la intención y sobre todo la forma en que se iba desarrollando el proceso creativo, la manera en que iba evolucionado la obra. Siguiendo ciertas pautas en el trabajo y en la creación de un entorno determinado, tanto la creatividad en general, como la elaboración o pintura de una mandala en particular, son una excelente herramienta de meditación activa.

 

 

Vishuddha Serie PétalosEn mi experiencia como terapeuta y arterapeuta he podido comprobarque cuando le he sugerido a un paciente que ponga atención al cuerpo, a menudo sucede que se refiere a un chakra específico, ya sea porque su mano se dirige al plexo para indicar voluntad o falta de ella, o porque señala la garganta indicando que le cuesta comunicarse, “tiene un nudo en la garganta” o alguna palabra se le “atraganta” y se siente incapaz de verbalizarla, o porque al sentirse conmovido su mano se dirige al corazón; y no es que en la garganta estén las palabras atascadas, o que la voluntad se esconda en el plexo, o esté el amor contenido en el corazón, sencillamente ponen la mano encima del centro energético que se relaciona con el acto, la emoción o el derecho al que está aludiendo; es decir, que de manera inconsciente estamos permanentemente en conexión con nuestros centros energéticos.

Los chakras además de ser mandalas perfectos, tienen cierto valor añadido, y es que puesto que son centros de energía que tenemos en el cuerpo, al trabajar creativamente con ellos, estamos actuando directamente sobre aspectos propios relacionados con el chakra en cuestión.

Tat Estrada
Extraído del libro «Los Chakras, Mandalas de Energía»