Ajna – Chakra del Tercer Ojo 7 julio, 2016 – Posted in: Blog – Etiquetas: , , ,

Ajna-  Chakra del Tercer Ojo, su nombre en sánscrito Ajna, significa autoridad, mando, poder ilimitado. Este Chakra está situado en la frente, en la zona del entrecejo. Es de color añil o índigo. El Chakra del Tercer Ojo, llamado también “Tisra Til” es el sexto de los centros energéticos de nuestro cuerpo, es el asiento de la mente y el alma, desde el cual nuestra atención se dirige al mundo a través de las nueve puertas que tenemos en el cuerpo (los dos ojos, los dos oídos, las dos fosas nasales, la boca y los dos orificios inferiores).

Es el centro integrador de la personalidad por encima del dualismo de la psicología humana; a través de este Chakra podemos trascender el tiempo y las limitaciones que nos impone el mundo físico, entrando en los territorios de la imaginación, el simbolismo y la metafísica. Su función principal es la de desarrollar una mente fuerte, independiente, clara y concisa para poder crear nuestra realidad a nivel mental, físico y emocional. Es el centro de la visión interna, es decir, que nos ofrece la posibilidad de intuir las cosas que no nos son evidentes. Nuestras experiencias e ideas clarifican las percepciones que podamos tener a través de este Chakra. Por medio de este Chakra tenemos acceso a niveles superiores de espiritualidad a través de la sensibilidad y la apertura de la mente, a la vez que nos aporta los dones de la reflexión espiritual y la contemplación de nuestro interior.
El Ajna es de una energía muy consciente que a pesar de estar todavía sometida a la condición humana, en ocasiones nos permite ver la realidad de las cosas sin caer en la influencia que nos producen los aspectos terrenales.

A través de este Chakra podemos desarrollar nuevas maneras de obtener y asimilar la información, ampliando nuestros niveles de entendimiento. Este centro energético contiene las raíces de la madurez psicológica y la de unos principios éticos y filosóficos.

Se le relaciona con la intuición, el idealismo, la imaginación, la clarividencia, el simbolismo, la sensibilidad hacia todo lo que nos rodea y con los sueños.
El crecimiento interior y la madurez están profundamente conectados con este Chakra ya que nos abre los ojos a las verdades profundas y al contacto con el mundo místico, conectándonos con la fuente infinita de sabiduría y ofreciéndonos la posibilidad de adquirir conocimiento y discernimiento.
El Chakra Ajna proporciona energía a todos los sentidos; esta energía es la que necesitamos para ampliar nuestro concepto de cómo nos vemos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea; nos ayuda a superar las dificultades que aparecen en nuestra vida cotidiana y a despertar nuestras mentes a través del entendimiento. El trabajo con el sexto Chakra tiene que ver con el “ser testigos” de nuestro comportamiento, de nuestros pensamientos y nuestros sentimientos.

Tat Estrada
Del libro «Los Chakras – Mandalas de Energía»
Editorial mtm