Manipura – Chakra del Plexo Solar 25 mayo, 2017 – Posted in: Blog, Texto – Etiquetas: , , ,

Chakra Manipura

El nombre en sánscrito Manipura significa “Ciudad de las Gemas”, es el mayor de todos los Chakras y está situado entre el ombligo y la base del esternón. Representa el elemento fuego.
El Chakra del Plexo es el tercero de los centros energéticos, es nuestro centro de energía, desde donde el Mandala de los diez pétalos de loto irradian su energía como los rayos del sol.

Su función principal es la de filtrar la energía de nuestros órganos vitales con el fin de qué puedan degradar los nutrientes de la digestión; esto sucede a nivel físico con los alimentos y a nivel mental con las ideas. Las partes del cuerpo asociadas a este Chakra son los órganos del sistema digestivo y los músculos.

El Manipura es el Chakra de la transformación. Este centro se relaciona con el poder que reconoce las diferencias, pero que transciende los desafíos de la polaridad, y la fuerza de voluntad, lo cual tiene que ver con la transformación del ser. A través de este Chakra establecemos nuestras relaciones con el mundo y con los demás, es desde este centro energético que nuestra energía emocional fluye hacia fuera y adquirimos la capacidad de establecer vínculos emocionales duraderos.
El Tercer Chakra es el asiento de la personalidad, sede del ego y del sentido de nuestra individualidad. Desde este centro somos testigos de “nosotros y ellos”, de las fronteras y los límites; posee una profunda inteligencia animal que nos facilita diferenciar lo que es bueno o no para nosotros.

La tarea de este centro de energía consiste en purificar los instintos y deseos de los Chakras inferiores dirigiendo y utilizando conscientemente su energía creativa. Desde este Chakra manifestamos al mundo material la plenitud espiritual de los Chakras superiores.
El Chakra Manipura precisa que vivamos el mundo desde la dualidad y la contradicción ya que ambos aspectos son necesarios para nuestro desarrollo interior.
Cuando anclamos nuestra identidad personal en la naturaleza duradera de nosotros mismos, regulando los aspectos de nuestra personalidad, carácter, ego y de la autoestima, estamos estimulando este Chakra; esto se desarrolla en las relaciones que mantenemos en el trabajo, las finanzas y áreas de autogestión y de responsabilidad.

Este centro de energía también ejerce influencia sobre la autoconfianza y sobre ciertos grados de poder personal, es decir, trata del valor que nos damos a nosotros mismos y de la confianza que depositamos en nuestro ser.
Está estrechamente relacionado con el corazón a través de la fuerza en que nos amamos y valoramos a nosotros mismos, influyendo en la manera que tenemos de responder en determinadas situaciones a través de la compasión y el amor.
Necesitamos sanar los sentimientos que podamos albergar de carencia, vacío, incertidumbre y baja autoestima, para que el sol pueda brillar desde este centro. Necesitamos reconocer que son nuestras intenciones las que nos permiten alcanzar o no, lo que nuestro corazón anhela.

Tat Estrada
“Los Chakras, manadalas de energía” edit. mtm